“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Saturday, 16 October 2010

Air on a G string

La tanga ha muerto. Es oficial y, si ha de prestársele oido a los gurús de la moda, irreversible.

Podría decir "¡al fin!", pero sería por demás hipócrita y desagradecida. Después de quince años de uso indiscrimindado lo menos que puedo hacer es despedirlas decorosamente. Descansen, pues, en paz, y tengan por seguro que no serán olvidadas.

Al mismo tiempo, se anuncia el regreso triunfal de la ropa interior al estilo de los 50 y yo, amante del vintage y del burlesque y con más de un michelín pidiendo a gritos que lo restrinjan, aplaudo cual mono de cuerda. Desde hace años persigo corsettes y sostenedores con ballenas, desesperando ante los elevadísimos precios que me econtraba, pues sólo los vendían en boutiques especializadas. Ahora, en cambio, mi proletario bolsillo se regocija  pues los modelitos a la venta en todas partes son, si no baratos -después de todo esto es Noruega- al menos módicos.

De niña me disfrazaba con los sostenedores y fajas de mi madre, todos Maidenform, todos descartados por viejos y anticuados. Ahora tocan otra vez, mitad en juego también, para cerrar el círculo. Bienvenidos sean.



                                                     Foto: Dita, of course

5 comments:

  1. los megablúmers son the new black.

    ReplyDelete
  2. Viste éso? Ahora, como regresen los matapasiones masculinos estamos muy judidos...

    ReplyDelete
  3. Matapasiones almidonados. Así lo hacía mi abuela con mi pobre padre. Menos mal que llegó mi mamá.

    ReplyDelete
  4. No digas nada, que acá el Garrix le echa micosilén a los de Chávez. Hay cada sádico suelto!

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!