“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Wednesday, 13 December 2017

Peces en la Vía Lácea

Hoy he visto por primera vez los animales que crea Katya Kuzunenko, y no me alcanzan los bolsillos para tanta ternura. Hay gente por ahí haciendo cosas tan bonitas, tan dulces, que por segundos es posible olvidar que al mismo tiempo existe tanto y tanto hijo de puta.













 Y por último, este bicho. No, en serio, a mí me toca este bicho a la puerta y me voy con él.


Monday, 11 December 2017

Tú toda para ti, mami

Tres cosas hay que alegran un lunes desangelado de hielos: cobrar buena plata, descorchar una botella de buen vino, y ponerse un buen bolero. Todo para yo, padrino: je mérite.

 

Neil, mon amour

Los hombres perfectos existen; Neil Gaiman es prueba de ello. Si mis manos fueran garzas sabrían que el nido perfecto es ese pelo, sobre esa cabeza que pare encantos.

Saturday, 9 December 2017

Even with or without you

 Mi hermana es la segunda madre de mi hija; mi sexto dedo. Así de simple, como el mar es simple.

La semana pasada Ana me recordó que hace unos años celebramos su cumpleaños en mi casa. Que hizo el largo viaje de Estocolmo a Oslo, que nos quisimos al instante y para siempre. "La melena más linda, las rosas más anaranjadas, el bacalao más rico."

Un arbolito de navidad hecho con libros, eso me esperaba en el buzón hace unos días; Sandra lo vio y pensó en mí. Le he prometido montar uno, por las sonrisas.

Antes de ayer  Patricia me envió un mensaje desde La Habana, desde la casa de sus padres, donde estaba con ellos. Me mandaba abrazos y sus saludos, aunque no me conocen.

Romy me hace compañía con las ojeras; debajo de sus molinos de viento viven mis gatos de cinco patas.

 La Maga está ahí siempre, a medio timbrazo, si me ahogo de llanto o de alegría; para quitarme el mundo propio de los hombros un rato y ponerme el suyo, y terminar hablando de todo, con el corazón y las tripas en la mano, con las palabrotas que sólo decimos cuando estamos muy borrachas de risa, con las reflexiones que nos saca ese cinismo tierno que incubamos, con la rabia y el amor por tanto en la yema de los dedos.

Todavía hay una flaquita que recuerda muy bien cuándo ambas lo éramos, y una mulata que sabe que si alguien canta "Un año de amor" siempre soy yo.

Y yo, que siempre he sido de tan pocas amigas, descubro ahora, justo antes de coserme al bies de la enagua el último año de la treintena, que tengo todo un puñado, y ellas a mí, con todo y los resabios, con todo y la ferocidad de la ternura, con todo y que no me soporte a veces.

 Lo cual es bello e instructivo, como diría mi amado Juanito. Pero además es cierto, que no es lo mismo pero es igual.






Friday, 8 December 2017

Only sleeping

Hay amores que se arrastran toda la vida. Y cambian, para peor muchas veces, o desaparecen, o resulta que nunca estuvieron tal y como creímos, pero al final se quedan porque uno mismo nunca fue el mismo después de ellos. John Lennon es para mí uno de esos amores.


You were the walrus, but now you're John. The dream goes on.



Tuesday, 28 November 2017

Causas y azares

Ayer, hablando con La Maga sobre nuestras hijas, comparando sus adolescencias y las nuestras, salieron a relucir las diferencias los amores, y yo recordé los cassettes. Recibir uno lleno de canciones cuidadosamente escogidas por alguien, saber que ese alguien se había dejado en el proceso el gusto, la imaginación y sobre todo tiempo de ese del corazón, que no regresa, para que te contaran con música lo que te quería, es una de esas pruebas de amor que uno guarda en una cajita para volver a ser divino y alado cualquier martes, si nieva.

 A más de veinte años de uno, y no tantos pero tampoco muchos menos del otro, esas canciones aún son para regresar a los sitios donde amé la vida.











Friday, 3 November 2017

Resumen de noticias

"Irse de putas cuando uno mismo es un puto no es irse de putas, es confraternizar", ha dicho Mariana. 

Días en que uno ve tan lejos y tan claro que, si se empina, logra divisar Wagana.

Tuesday, 24 October 2017

Y así toda la vida, más o menos



Acércate lo suficiente para que la necesidad se multiplique
pero no tanto como para empezar a restarle al deseo.
El amor no solo debe de estar en los cuerpos
también en el espacio que los separa.


Que el aire que respiras te sepa ella,
de un modo tan profundo
que tengas la sensación de estar besándola
pero sin el beso.


Lo primero es quitarle la camisa
pero no con la violencia con la que se abre un regalo
suave, como si algo pudiera explotar allí dentro.
Luego le tocaría  al sujetador
y el click debe sonar como un acorde
que el sonido te recuerde al comienzo
de su canción favorita.

Intuyo que debe ser muy difícil
ignorar su espalda desnuda
pero haz un esfuerzo.


Lo siguiente es recogerle el cabello
hasta que su nuca parezca un espejo.
(Si ya lo tiene corto es un paso que te ahorras
y yo lo envidio)
Suspira cerca de su cuello,
esto no hace falta que lo memorices
en estos apartados confío ciegamente en la inercia.


Acto seguido, también por inercia,
visita su oído izquierdo
(el derecho si prefieres que te gobiernen los malos),
Ni se te ocurra soltar allí un diminutivo,
 de hecho lo mejor es que no hables
solo deja que tu aliento golpee sus paredes internas
como si estuvieras amurallando su alma contigo dentro.


Asegúrate (y esto es importante)
que los vellos de sus brazos
sueñen con que vuelve el verano.
Y el verano lo traigas tú
cuando sea necesario.


Túmbala boca abajo en la cama
y aunque esté quieta,
su cuerpo debe parecerte
un tren que se marcha sin ti,
observarla como se observan las estrellas fugaces,
o los helados de coco a través de una cristalera.


Humedece la punta de tu lengua
y déjala resbalar desde el principio del cuello
hasta el final de la columna.
Que le hagas pensar en lo hermosa que puede ser la lluvia
si tú eres el culpable.


Repite el mismo acto hasta que sus piernas
se abran ligeramente dibujando sobre el colchón
un triángulo perfecto,
que parezca que está amaneciendo en el espacio que sobra
entre tu boca  y su coño.


Arráncale las bragas es necesario
que note cuánta hambre te despierta
ahora lo sutil es de cobardes.
Y lame desde el culo hasta sus labios,
con labios imagino que me entiendes
si no es así olvida lo que he escrito.


Y vuelve a empezar desde el principio
desde el cuello hasta la orilla de sus piernas
y si sube la marea grita su nombre,
aún es demasiado pronto para los naufragios.


Lo justo es que sea ella quien se gire
y abra más sus piernas todavía,
lo lógico es que acabes de rodillas
que ella sea la dueña de tu aire
y tú el capitán de sus gemidos.


También puedes jugar con su deseo,
dejar la playa húmeda y vacía,
bajar a los tobillos de repente,
lamerle por detrás de las rodillas,
morder con suavidad en los gemelos,
hacer como que subes pero bajas
girar a la derecha de su pubis
(la izquierda si prefieres que te gobierne la duda)
coger la recta amplia de su ombligo,
subir por la avenida de su vientre,
dejar en sus pezones tu saliva,
buscar en sus axilas un tesoro,
dar vueltas y vueltas
como un turista que se pierde
hasta que sean sus manos las que griten
el verdadero camino.


Es cierto que corres el riesgo de morir por asfixia
pero tampoco se me ocurre ahora mismo
una muerte más dulce.


Si aún respiras, que eso espero,
deja que sea ella la que imponga el idioma,
que su garganta te muestre cuanto amor le cabe dentro,
que sus ojos te cuenten lo que hace con la lengua
y su saliva presuma del sabor de la victoria.


Y nunca jamás digas te quiero
cuando el amor es un acto
no necesita palabras.


Ya carece de importancia la postura,
que si arriba, que si abajo, que si en pompa,
verticales imposibles o acrobacias,
que si en peso o en el suelo como perros.


Lo importante es ser injusto con el mundo,
esa amnesia que sucede con los besos,
que te olvides de la guerra en Palestina,
de las bombas en Irak, de la pobreza,
lo importante es que no exista el telediario,
que su boca te parezca el fin del mundo
y su lengua el comienzo de otra vida.


Lo importante es que no sepas de nostalgia,
ni de listas de la compra o de recibos,
que no haya más vecinos que sus tetas,
que futuro solo sea una promesa
y promesa una mentira innecesaria.

Lo esencial en el amor es que se ría
y si hablo de reír hablo de orgasmo.


Que si ahora más profundo y hasta el fondo,
que si deja de mirar como una puta,
que si cállate cabrón y no te corras,
que si no puedo aguantar si tú me miras,
que si te voy a escribir mi nombre dentro
que no se olviden de mí ni tus ovarios.

 

El abrazo del final  y los suspiros
el no te salgas de mi cuerpo todavía
la eternidad anclada en otro beso
el no saber si has estado follando
o acabas de volver del paraíso.


Y así toda la vida más o menos. 


Ernesto Pérez Vallejo, Instrucciones para salvar el amor