“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Friday, 24 September 2010

De pechos y manos

Hoy ha sido un día de tetas. En el periódico, en la televisión y en el cibersolar no se habla de otra cosa. Y me viene a la cabeza un artículo que leí hace un tiempo y que me impresionó, porque demuestra que la estupidez de algunas personas debería estar sujeta a impuestos.

Sheyla Hershey, modelo brasileña residente en -oh, surprise surprise!- Huston, Texas, se ha operado  nada más y nada menos que treinta veces y cuenta actualmente con el macabro honor de tener los pechos más grandes del mundo mundial. La peregrina hazaña le ha costado 400 00 libras, y la talla alcanzada (para los que entiendan de tallas e imbecilidades) es la 38KKK.

Durante el verano, empero, una  infección causada por un estafilococo adquirido durante su última operación en Julio del presente atacó ambos zepelines y estuvo a punto de mandar a Sheyla con todo y su tetamenta a mejor vida. La solución para el problema fué sacar los implantes  para evitar que la infección se extendiera a otras partes del cuerpo.
Podría creerse que después de una situación tan traumática la desdichada recapacitaría y se mantendría alejada de los quirófanos y la silicona, verdad? Ah, almas cándidas. Por supuesto que no, está esperando que pase la cuarentena impuesta por los médicos para volver a las andadas! En cuestiones de ambición  y cretinismo sólo la imaginación marca límites.

Mientras tanto, es un alivio saber que la mayoría de las mujeres -y de los hombres también, aunque a veces no lo parezca- seguimos apostando por las viejas maneras: la buena teta, que en la mano quepa.


Foto: Christian Peter

2 comments:

  1. ha sido un buen día.
    debe haber alguno dedicado a los culos, espero.
    espero.
    espero.

    ReplyDelete
  2. Por supuesto! En cuanto se le caiga el primer postizo culero a alguna buscona me verás reportando con saña de gendarme. Cuestión de tiempo, Sancho!

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!