“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Monday, 9 August 2010

La bobocracia.





Las doce, y ya estoy llamando. A punto estoy de entonar un salmo de alabanza cuando oigo que dá timbre; en la última semana he escuchado tantas veces el odioso mensaje de la contestadora que cualquier otra cosa me alegra.
 Me presento con mis dos largos nombres y mis dos aún más largos apellidos y hago la pregunta del millón: "Ya está listo?" La respuesta se ramifica, como el marabú.

"¿En qué fecha lo entregaste? Anjá...¡Niño, búscame las salidas de pasaportes del trimestre! Oye ¡cómo está ese teléfono hoy!! ¡Está en candelaaaa!!"

En candela. Como Troya, como La Maya, como el cuarto de Tula...

"Mira mi vida, todavía no ha llegado nada. ¿Que la señora que lo recibió te dijo que llamaras cada mes y que definitivamente para la primer quincena de Agosto estaría? Eso era para darte una esperanza, mi vida."

Esperanza. En lenguaje normal, lo único que quedó en el vaso de Pandora. En lenguaje burocrático, vaselina.

"Llama a finales de mes, mi vida, a ver si ya ha llegado, oiste? Bueno. Chaitooo..."

No le cuento que de ese librito azul cobalto dependen las sonrisas de mis padres, aplazadas desde hace dos Julios, esperando por sus nietos. No le digo que ya no aguanto la incertidumbre, el temor de que ocurra algo y yo no pueda ir por estar indocumentada. Demasiado sé que de nada serviría. Su Santidad del Escritorio me daría otra "esperanza" y me olvidaría inmediatamente después.

Y luego veo en Travel Planet a todos esos infelices que recorren el mundo a la maroma, y escriben libros y se creen aventureros porque los funcionarios chinos les examinan el pasaporte tres veces y los iraníes esperan que se les pague por debajo de la mesa. Lo siento, no me impresionan. El día que puedan contar entre sus hazañas haber enfrentado el burocratismo migratorio cubano a mano limpia, dentro o fuera de la Isla, entonces sí.


                                           Imagen: El Gran Quino

4 comments:

  1. It's hard for thee to kick against the
    pricks : D

    ReplyDelete
  2. pero, ¿quién te respondió al teléfono?
    ¿la perra pastora?
    porque ahí sí hay.

    ReplyDelete
  3. No, esa es una instancia superior aún. Yo hablé con la secretaria, que es una simple humana, como yo. Para hablar con la cónsul hay que pedir audiencia.

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!