“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Tuesday, 17 August 2010

Deux ex machina

Son manuables, flamantes, sofisticados, modernísmos, eficaces. Sus dueños los exiben con orgullo, conscientes de la buena compra que han hecho. Se dice que suplantarán todo lo conocido, que son el presente y el futuro. Su nombre es corto y fácil, por supuesto, para que hasta un bebé pueda  aprenderlo: iPad.

Las ganas de preguntarles a los poseedores de los maravillosos tarecos si no extrañan el ritual de abrir un libro real, olerlo, hojearlo, marcarlo, hacer notas al margen, zambullirlo por accidente en la bañera, mancharlo de vino, buscarlo por toda la casa, dormirse con él sobre el ragazo, hacerle un lugar en el librero, prestarlo bajo juramento y releerlo cada vez que el tiempo lo indique son intensas, pero intuyo con igual intensidad la respuesta.
Algo me dice que su fantasía es de color gris acero, como sus nuevos juguetes.

Foto: Anónimo

3 comments:

  1. whaaaaaaaaaaaaaaat?
    ¿el ipad viene con la jeva incluida?

    ReplyDelete
  2. No, pero a lo mejor el librero si, so capitalizado...

    ReplyDelete
  3. Se van a perder todo eso y más. Pasar por la librería y encontrar ese libro que hace rato estás buscando, te gusta la portada, le echas una mirada, lees un poco, allí mismo parada frente al estante. A final, lo compras y estás loca por llegar a la casa para empezar a leer. Eso es parte de las pequeñas cosas...

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!