“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Friday, 26 August 2011

Oui

Llámese trauma, llámese estrechez de mente, pero la única manera en que yo me compraría uno de esos trajecitos de french maid en un porn shop es si tuviera el propósito expreso de hacerle con el plumero al de la idea lo mismo que Eurídice amenazó con hacerle a Orfeo si volvía a tocar la dichosa lira.

Sirvienta ni sirvienta...



8 comments:

  1. jajajajajajaja. Ay niña, que me haces reír.

    ReplyDelete
  2. Yo la verdad, no entiendo nada. A mí un tipo vestido de mayordomo o de piccolo me da ganas de ver San Nicolás del Peladero, pero de kimbar, ni de lejos.

    ReplyDelete
  3. Hasta de bombera, pero de sirvienta ni en broma.

    ReplyDelete
  4. ...tas del carajo...ponte el trajecito de sirvienta y deja la boberia que te veo guataqueando remolachas en la Siberia en cualquier momento....

    ReplyDelete
  5. bomberaaaaa!!!!! jajajajaj

    ReplyDelete
  6. He vuelto a leer tu blog con "sumo gusto y sana satisfacción". Con independencia de los post, que me parecen buenos en su mayoría, algunos de los títulos son ingeniosísimos. Gracias por la risa y, por qué no, por algún amago de tristeza. Un saludo .
    María

    ReplyDelete
  7. Bienvenida, María, me alegro de que te guste acá. No hay nada que agradecer, como ves, nosotros nos avivamos la nostalgia y la alegría los unos a los otros. Saludos de vuelta.

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!