“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

Hem. "París era una fiesta"


Sunday, 2 August 2015

A fine and private place

Fields of gold

Esta semana he conocido a un señor de melena muy blanca, vestido a lo bolchevique, que me ha enseñado su atelier con la humildad sincera del artista que se cree cualquier otra cosa; he paseado junto al mar acompañada de una muchacha de ochenta y cinco años, liviana y pícara y suave, que me hizo cuentos de guerra; he salvado a una mariposita diminuta, toda oro y ocre,  de morir ahogada en el tazón de té con vodka; y me he dado cuenta de que Sting es mi pájaro puhuy.

Camarada Majakovskij, su velita.

Tuesday, 28 July 2015

Filos

Mi tía Irma dice siempre que su tía Luisa decía siempre que cada palo tiene su chipojo.
Algunos chipojos son menos caprichosos que otros, claro, de la misma manera en que hay palos más fáciles de trepar que otros, pero en términos generales, la teoría es impermeable.

Tuesday, 21 July 2015

Formas de ser

También aquí, en Michigan, tan cerca de mí que a veces no sé dónde terminan ellas y comienza el mar.

Saturday, 18 July 2015

Son desangrado

"Color your flow", dice el anuncio de almohadillas sanitarias. Ponle color a tu flujo (menstrual, porque para eso son las almohadillas,
pero shh, que se mueren las hadas), con florecitas y maripositas y arabesquitos en toda la gama del iris.

Este es el tipo de cosas que me desvela en las noches. Yo ya sabía,  por los comerciales,  que hay mujeres que menstruan en azul turquesa, pero ahora parece que hay también quien es dueña de flujos transparentes. Con olor a heliotropos, seguro. Y yo aquí, con mis períodos en rojo, tan vulgares, tan obsoletos.

I'm an alien, I'm a little alien...

Wednesday, 15 July 2015

Pena

 The tears are welling in my eyes again
I need twenty big buckets to catch them in
Twenty pretty girls to carry them down
And twenty deep holes to bury them in

 

Nick Cave acaba de perder a su hijo Arthur, de quince años, en uno de esos accidentes absurdos que ponen a prueba toda la fe que un hombre pueda tener. De esta tragedia saldrá algo maravilloso, a la larga; mientras tanto, que Dios lo fortalezca.


Simple as the sea is simple

“Una mujer es la historia de sus actos y pensamientos, de sus células y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores. Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en él fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y del momento aquél, el único en que se es diosa. Una mujer es la historia de lo pequeño, lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su pueblo y de su raza. Y es la historia de sus raíces y de su origen, de cada mujer que fue alimentada por la anterior, para que ella naciera: una mujer es la historia de su sangre.
Pero también es la historia de una conciencia y de sus luchas interiores. Una mujer es la historia de su utopía.” 

Marcella Serrano, "Antigua vida mía"

 

 

'Cos I say that I only feel bitterness





Tuesday, 14 July 2015

Iras

"Yo no sabía que fumaba"- ha dicho ella ayer, sin alzar la voz pero con todo el escándalo de una beata ante una ristra de morcillas llenándole los ojos- ¡Vergüenza tendría que darle!"

Y yo me he quedado mirándola, por una vez desconcertada de veras, y mi cerebro, que cuando se trata de libertades personales no se indigna sino que se encabrona en cubano, y se pone la chancleta y la mano en la cadera, ha generado preguntas como: "Y ¿por qué coño tendrías tú que saber que esta infeliz, que no lleva siquiera una semana viviendo en el vecindario, y  cuya única relación contigo es tener un hijo que comienza en la misma clase que el tuyo, se fuma de vez en cuando su cigarrito, con su pantaloncito de flores, en su terracita al sol? Pero además ¿qué puede importarte a ti que lo haga, karma police de los cojones?"

Afortunadamente, el tener que traducir las ideas deja un margen para el sentindo común y las buenas maneras.

"Todos somos reyes en nuestra propia casa", le he respondido con mi tono más dulce, y ella ha sonreído flojito, y no ha dicho nada más.

Hoy, aprovechando la triste cobertura de no tener un papá que me lo quite de la boca diciendo: "Dé acá, que los niños no fuman", y el presagio de tormenta, he salido a la terraza con mis propios cigarritos y, mientras ella me miraba desde su ventana, me he comenzado a fumar uno. La he saludado con la mano, entre viruta y viruta mentolada.

Y ahora excomúlgame, mami, que me gusta.