“But Paris was a very old city and we were young and nothing was simple there, not even poverty, nor sudden money, nor the moonlight, nor right and wrong nor the breathing of someone who lay beside you in the moonlight.”

E. Hemingway.
"París era una fiesta"


Tuesday, 2 November 2010

Major Tom

He tratado de comprar jeringuillas y agujas en Suecia, y la farmacéutica me ha dicho que no se puede. Para comprarlas necesito un hago constar del médico y la receta que prescribe una medicina que ha de ser administrada por vía muscular o intravenosa.

A veces el nivel de ingenuidad de las autoridades escandinavas es tal que resulta chocante. ¿De veras creen que el limitar la venta de agujas y jeringas pone freno de alguna manera a la drogadicción? ¿Es la aguja usada lo que se interpone entre un jonkie y una dosis? Y encima se quejan de que las enfermedades se propagan entre ellos por el uso repetido de las agujas que se pasan unos a otros.

Si ya se negaron a proporcionarles las dosis que necesitan al día, gratis y de una manera organizada y controlada, si los centros de ayuda donde pueden ir a inyectarse bajo la vigilancia de los que allí trabajan, que les proporcionan utencilios y asistencia, no  dan abasto, al menos deberían permitir que compraran agujas nuevas en la farmacia. El consumo no va  a bajar, pero a lo mejor el índice de enfermedades paralelas sí.

El día que decidan salir del formato A4 y abrir los ojos la luz del entendimiento los va a cegar.

1 comment:

  1. Botaron el sofá y ya con eso piensan que resolvieron.

    ReplyDelete

¡Habla, pueblo de Aura!